2.12.10

Viernes 3 Dec 2010 AULA MILENIUM ISSN1989-9432


¿Educar con arte? Jugar o no jugar: esa es la cuestión


E-mailImprimir
Ángeles Saura
Artista y profesora en la Facultad de Formación del Profesorado de la Universidad Autónoma de Madrid

El gran reto de la educación en España para 2010 es el desarrollo de la llamada Escuela 2.0.
Los juegos de los niños han cambiado en los últimos años de forma radical, son casi todos tecnológicos. No se ha dejado de jugar pero ahora se juega de otra forma.

Siempre hubo infancias con miseria, pobreza, droga y muerte. Actualmente la crisis nos afecta a todos, pero no de igual forma. En Madrid, el número de gente sin techo va en aumento, duermen en la Plaza Mayor y en las terminales del aeropuerto de Barajas. Todavía son pocos, cientos, lo han perdido todo pero aún no se han desprendido de sus teléfonos móviles ( lo hemos podido ver en  TeleMadrid el 17 de marzo). El móvil nos acompaña ya como otro particular DNI desde la más tierna infancia y los niños lo saben manejar con soltura.

El sistema educativo intenta adaptarse a los tiempos que corren y la pizarra tradicional empieza a ser sustituida por la digital, con conexión a internet e interactiva. Un aparato más para manejar por algunos profesores que apenas tienen tiempo ni de leerse las instrucciones.

Las universidades españolas siguen los pasos de la Universidad Nacional de Enseñanza a Distancia (UNED). Actualmente están usando las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) con toda normalidad. Disponen de páginas web que son importantes plataformas de información y también, cada vez más, de comunicación. Muchos estudiantes realizan su matrícula, acceden a su historial académico y conocen los resultados de sus exámenes a través de la Red, desde su propio móvil.

Se observa una tendencia creciente a la virtualización de cursos así como la incorporación cotidiana del uso de las abundantes herramientas que ofrece la web 2.0.

Son muchos los profesores universitarios que tienen su propio blog o bitácora, además desarrollan su docencia con el apoyo de un blog de aula donde los alumnos pueden hacer comentarios y también plantear dudas a través de foros abiertos o privados. Los profesores más innovadores empiezan a usar con fines docentes las plataformas sociales como NING, Facebook o Twitter pero esto todavía no es lo habitual.

Todavía hay algunos docentes que se limitan a colgar documentos de texto y presentaciones de diapositivas en su página personal (se las ofrece cada Facultad ), pero son muchos los que cuelgan también videos e incluso se animan a impartir enseñanza abierta a distancia usando Campus Virtuales con formato WebCT o Moodle, entre otros.

El Proyecto ADA Madrid (Aula a Distancia y Abierta) de la Comunidad de Madrid fomenta el empleo de las TIC en actividades docentes a distancia de sus seis universidades públicas: Alcalá, Autónoma, Carlos III, Complutense, Politécnica y Rey Juan Carlos que comparten así Campus Virtual. Se imparten en esta modalidad 46 asignaturas y algunas incorporan clases telepresenciales por videoconferencia que se imparten a través de la red de aulas interuniversitarias del Proyecto.


Me  preguntan qué herramientas se emplean actualmente en el aula y cuál es la actitud de los profesores y alumnos en los centros.

Hablaré de mi experiencia personal en la Facultad de Formación y Educación del Profesorado de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) donde todas las aulas cuentan con ordenador, cañón proyector y conexión a Internet.

Casi todos los profesores hacemos uso de presentaciones en formato digital en el desarrollo de nuestras clases. Utilizamos nuestra página HADOR o página personal para comunicarnos con los alumnos y alumnas y las tutorías presenciales se complementan con el uso del e-mail para la resolución de dudas o apoyo al estudiante.

Pero vivimos una época de transición digital. Los alumnos lo llevan con absoluta naturalidad y los profesores no tanto. Por ejemplo, acabamos de estrenar nueva interfaz en la plataforma de la UAM . Es tal el volumen de información a la que podemos acceder desde allí que algunas veces no encontramos lo que buscamos. Esto supone un problema igual para profesores y alumnos pero yo diría que estos últimos lo llevan mejor. Muchos compañeros necesitan urgentemente desarrollar sus competencias digitales y no disponen de tiempo para ello lo que les causa bastante estrés.

Los profesores no nos decidimos por un modelo único de página web de las ofertadas. Ya son varios los cambios que ha habido en su diseño y nos mantenemos a la espera de la consolidación de un modelo para apostar por él . Queremos subir nuestros archivos a la RED con tranquilidad, sin miedo a perderlos o a perder nuestro tiempo.

La digitalización de los contenidos de las asignaturas que impartimos, la atención mediante e-mail a los alumnos y el mantenimiento de nuestros espacios virtuales docentes nos supone un gasto de energía y tiempo que es muy difícil de contabilizar. El tiempo TIC no se contempla en ningún cuadro horario y no está remunerado. Seguimos dando clases presenciales pero también damos apoyo docente a nuestros alumnos a través de la red.

Tras un entusiasmo inicial motivado por la curiosidad por la novedad del desarrollo tecnológico mencionado, nos encontremos ahora en una fase de sentimiento de cansancio y falta de motivación. Lo que hacíamos a iniciativa propia ahora hay que hacerlo por obligación, a petición de nuestro gobierno, centro educativo o de los propios alumnos, cada vez más acostumbrados a la comunicación enREDada y al feedback.

Muchos profesores necesitamos urgentemente el reconocimiento de nuestro esfuerzo personal en este terreno para beneficio de nuestra salud física y mental. En este momento son muchas las horas robadas a la familia o al sueño porque en educando con TIC hacemos muchas horas extras.

Algunos alumnos también manifiestan su disgusto por el exceso de información recibida. Después de asistir a clase recibirán por correo un documento PDF, la presentación de diapositivas que hizo el profesor, un test de evaluación o las instrucciones de un trabajo por realizar. Si tienen cinco clases en un día y unos cuantos profesores hacen lo mencionado no es de extrañar que se pueda llegar a la saturación. Es un problema que se ve venir y algunos alumnos empiezan a sufrirlo.

El tiempo es limitado y las cuentas echadas para el diseño de asignaturas en formato ECTS (plan Bolonia) no salen. ¿Qué podemos hacer? Es el momento de ofertar horas de clase presenciales inteligentes y motivadoras. Los profesores necesitamos recursos digitales espectaculares que hagan competencia a los mass media de los que disfrutan los estudiantes en su hogar. Necesitamos pantallas gigantes del tamaño de la Pizarra, imágenes multimedia y audiovisuales y acceso al Canal YouTube sin problemas. Necesitamos recursos digitales interactivos que permitan a los alumnos interactuar y trabajar colaborativamente, ser protagonistas de su propio aprendizaje guiados por el docente experto en su materia pero también competente en en uso de las TIC.


Me  preguntan también si aprenden los alumnos de las Facultades de Educación a utilizar las herramientas TIC. Si, por supuesto. El aprendizaje sobre recursos TIC lo reciben en parte desde asignaturas específicas pero es en el desarrollo de todas las demás donde terminan de familiarizarse con ellos de forma práctica.

En la Facultad de Formación del Profesorado y Educación , todos los alumnos conocen las Pizarras Digitales Interactivas. Las usan (por el momento poco) cuando pasan de forma obligatoria por los talleres de educación artística. Son dos y están adecuadamente equipados al efecto con ejemplos diferentes de distintas marcas. Esa es la gran novedad, esa y el desarrollo de las nuevas estrategias didácticas desarrolladas en el aula. Yo trabajo con ellas y estoy entusiasmada, creo que mis alumnos también.

¿Cuáles son las principales dificultades para su introducción en las aulas? El número y la variedad de nivel dentro del grupo alumnos. En función del tamaño del grupo el profesor podrá desarrollar todas sus nuevas destrezas docentes o no, aplicar toda su creatividad o conformarse con aguantar el tipo como pueda, mientras pueda.

En este momento los ordenadores empiezan a sobrar en algunas centros de enseñanza primaria y secundaria porque los profesores aún no saben usarlos con sus alumnos. La interactividad, la emoción, necesita espacio y tiempo, quizá sea eso lo que más necesitamos ahora.

En este contexto escolar ¿es posible mejorar la presencia del arte?¿De qué manera?

El gran reto es la atención a la diversidad del alumnado: profesores y estudiantes, aprendemos todos. La Escuela 2.0 viene en nuestra ayuda. Es una nueva forma de abordar el arte de aprender. Si eres artista y profesor o profesora de Dibujo tienes a tu disposición nuevos espacios en la Red que entienden internet como un lugar donde ser y estar ( Remedios Zafra; UAM, 2009) un lugar para la comunicación, como por ejemplo: Educación artística en clave web 2.0 (http://arteweb.ning.com/ ). Compartimos recursos y aprendemos juntos, profesores y alumnos de toda la comunidad latinoamericana.

Ya no hay fronteras ni dentro ni fuera de las aulas. Algo ha cambiado radicalmente para todos: nuestro ruidoso contexto educativo ahora tiene dos dimensiones, la real y la virtual.

En España se respira ruido. Los niños se emborrachan de imágenes y todo tipo de información que les llega a través de internet. Acceden a la información sin filtro y en red. Imposible seguirles los pasos, los padres y maestros aún no manejamos los mecanismos de control.

Los jóvenes hacen muchas fotos y manejan con soltura las presentaciones y los programas de edición. Utilizan con naturalidad las nuevas imágenes que son multimedia y audiovisuales. Todos somos creadores de imágenes, artistas, y la educación artística está tomando un matiz algo extraño. Los museos parecen centros comerciales y hasta en los centros comerciales se imparten cursillos de arte.

Se confunden conceptos muy importantes: la educación artística no son manualidades (Acaso, 2009). Si los medios de comunicación de masas educan para el consumo, la escuela más que nunca debe ser educadora y tener formato artístico (creativo, multimedia y audiovisual). Para comunicar bien, los profesores tienen que saber usar las formas, los colores y el ritmo. La imaginación y la creatividad son los instrumentos indispensables para desarrollar hoy la docencia. Los artistas, mejor que nadie, son capaces de sorprender, de conmover, percibir la realidad, trabajar en equipo y emprender acciones para transformar el entorno.

El principal escollo a vencer es la resistencia al cambio de los docentes. Vivimos un cambio generacional marcado por algo tan simple como saber jugar o no, saber enREDar o no, saber aprender sin instrucciones o no. Nuestros alumnos son nativos digitales, leen muchos textos en la red. Están conectados y aprenden solos, esa es la gran diferencia con muchos de sus docentes. Me pregunto si estamos aprendiendo a jugar o no. ¡Es importante!
Bibliografía:

-          ACASO, M. (2007) Esto no son las torres gemelas, como aprender a leer la televisión y otras imágenes. (La Catarata)
-          CARY, R. (1998): CriticaLart pedagogy. foundations for postmodern art education. NY. Garland (en futuro en castellano en Arte y educación de Piadós).
-          FREEDMAN, F. y HERNANDEZ, F. (Eds.) (1998) Curriculum, Culture and Art Education. Albany, NY: Suny Press.
-          GIROUX, H. (1994): Placeres inquietantes. Aprendiendo la cultura popular. Barcelona. Paidós
-          MIRZOEFF, N. (2002): Cultura visual. Barcelona. Paidós
-          MITCHELL, W.J.T. (1994) Picture Theory. Chicago, University of Chicago Press.
-          TORRES, J. (1995): El currículum oculto. Madrid. Morata
-          YOUNG, R. (1993): Teoría crítica de la educación y discurso en eLaula. Barcelona. Paidós
Ángeles Saura: angeles.saura@uam.es

No hay comentarios: